A+ A A-

Hay demasiados delincuentes en el sillón de sus salas.

Y demasiados inocentes presos: Julio Grassi es uno. Los jueces padecieron la condena de los mismos que armaron la causa, y el acoso mediático que -lejos de los hechos, el proceso desquiciado antijurídico, las pruebas ofrecidas y rechazadas, y los testimonios- jugaron al morbo con una audiencia del "burlesque".

 

Pero no sólo es culpa de esos. También de los que cuidaron sus prestigios y evitaron salpicarse con un tema que "manchaba".

 

Los antecedentes de décadas, las obras, las voces de los pobres rescatados, de los jueces de Familia que controlaban cada caso y elegían los Hogares de Felices los Niños a los hogares oficiales... no contaban para evitar el patíbulo.

 

Silvia Traversa

Encuesta

Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008
All rights reserved.